Una dieta baja en carbohidratos tiene muchos beneficios, pero ¿sabías que un estilo de vida bajo en carbohidratos también puede darle un impulso a tu cerebro?

Las cetonas son la clave
Vale, pues vamos a empezar por destruir un mito: nuestro cerebro no necesita montones y montones de glucosa para funcionar. Puede funcionar bien, si no mejor aún, con una combinación de dos tipos de energía natural producidos por tu hígado.

Después de solo unos días con dieta baja en carbohidratos como Atkins, tu hígado comienza a hacer cuerpos cetónicos con la grasa almacenada en tu cuerpo. Este proceso se llama cetosis. Estas cetonas son una fuente de energía alternativa a la glucosa y le ENCANTAN a tus músculos, tu corazón y tu cerebro.

Glucosa hecha en casa

Mientras sigues una dieta baja en carbohidratos, las partes del cerebro que sí que necesitan glucosa pueden recibir la nutrición que necesitan con algo llamado glicerol. Este es un tipo de glucosa que se produce en el hígado utilizando aminoácidos de proteínas y la grasa corporal. Este proceso se llama gluconeogénesis.

5 estímulos para el cerebro

Tanto la cetosis como la gluconeogénesis son procesos completamente naturales que pueden aportar 5 grandes beneficios al cerebro:

  1. Mejor funcionamiento del cerebro 

Diferentes estudios han demostrado que una dieta cetogénica, como Atkins, contribuye a un mejor funcionamiento del cerebro.

 

  1. Menos migrañas 

Se ha demostrado que las dietas bajas en carbohidratos reducen la frecuencia y severidad de las migrañas. De hecho, he trabajado con muchas personas que han sentido un alivio tras las primeras semanas con Atkins.

 

  1. Más claridad mental 

Por experiencia, sabemos que una vez que tu cuerpo se haya acostumbrado a una dieta baja en carbohidratos como Atkins (o dietas cetónicas, como se conocen también) muchas personas sienten que pueden pensar de forma más clara y concentrarse mejor en las tareas del día a día. 

 

  1. Memoria mejorada 

Se ha realizado un estudio interesante con pacientes de una edad avanzada en riesgo de sufrir Alzheimer. Se les cambió a una dieta baja en carbohidratos y después de solo 6 semanas su memoria mejoró. Esto se debe a que el Alzheimer puede ser causado en parte porque las células del cerebro se vuelvan resistentes a la insulina, la hormona que regula el nivel del azúcar en tu sangre. Esta investigación se encuentra aún en sus primeras etapas, pero es emocionante ver los desarrollos que rodean esta enfermedad.

 

  1. Ayuda contra la epilepsia 

Numerosos estudios han demostrado que los estilos de vida bajos en carbohidratos pueden reducir el número de ataques sufridos por las personas con epilepsia, especialmente los niños.

 

 

image
Publicado por Linda O'Byrne
Atkins Nutritionist