¿Es buena idea pesarse diariamente? ¡Olvídate! Aquí tienes 5 razones por las que no deberías permitir que la báscula mida tu éxito con Atkins.

Asegúrate de que tienes todo en mente

Una de las preguntas más comunes que me hacen los miembros de la comunidad de Atkins es sobre la frecuencia con la que se debe pesar uno al seguir una dieta baja en carbohidratos. Siempre contesto que nunca se debe confiar solo en la báscula para medir los progresos. Y es que esto no te da la imagen completa.

Evidentemente, entiendo que es difícil dejar este hábito. Cuando la báscula nos dice que hemos perdido peso, esto nos da un gran empujón. Pero el problema viene cuando no vemos ningún cambio, o si subimos de peso. No solo puede ser superdesmotivante, sino que incluso podría llevarte a tirar a la basura todo el buen trabajo con los carbohidratos y que eches mano del chocolate tan rápido como te dé tiempo a decir «¿para qué vale todo esto?».

Aquí tienes 5 motivos por los que es importante no hacer caso solo a la báscula:

  1. Las báscula no miden la grasa corporal

Incluso si subes de peso, esto no significa automáticamente que hayas aumentado de grasa corporal o que una dieta baja en carbohidratos no te esté funcionando. La báscula pesa tu cuerpo en su totalidad, y hay muchos elementos que contribuyen; sí, tienes grasa corporal, pero no olvides el peso de los músculos, los huesos y también del agua.

La báscula también pesa la comida y la bebida que hayas consumido, y puede variar dependiendo de si has hecho ejercicio o de lo hidratado/a que estés. Incluso el estreñimiento puede añadir unos kilos de más. Así que no te desanimes inmediatamente si tu peso aún no ha cambiado, ten en cuenta estos factores.

  1. El agua es un factor importante

El cuerpo humano se compone aproximadamente de un 60 % de agua y tu cuerpo trabaja duro para mantener un buen equilibrio. Sin embargo, si retienes agua puedes aumentar de peso al instante, lo cual no tiene nada que ver con tu nivel de grasa corporal.

Las mujeres deben tener en cuenta que un síntoma común de la menstruación es la retención de líquidos, que puede llegar hasta 2-3 kg adicionales. Mantenerse hidratado/a también es importante para minimizar la retención de agua, ya que si estás deshidratado/a, tu cuerpo tenderá a almacenar más agua. Además, si haces ejercicio, esto provoca que las diminutas fibras musculares se inflamen, y esto también puede afectar al equilibrio del agua. Esto es especialmente cierto cuando se empieza con un nuevo programa de ejercicios.

 

  1. La pérdida de peso por reducción de carbohidratos tiene sus subidas y sus bajadas

Si sientes que tu pérdida de peso se ha estancado, no te preocupes, es algo temporal. Después de hablar con muchos miembros de nuestra comunidad online, comentan que en muchos casos un período sin pérdida de peso a menudo va seguido por un «guau», su forma de decir que la pérdida de peso ha cogido ritmo de nuevo. Es muy habitual ver que nada cambia en la báscula durante unas pocas semanas, y luego perder un montón de peso la semana siguiente.

 

  1. Diferentes fases, diferente ritmo

La fase de la pérdida de peso en la que te encuentres tiene un rol decisivo en el ritmo al que irás perdiendo peso. En resumen, cuanto menos tengas que perder, más lento será. Sí, algunas personas pierden 7-8 kilos durante las primeras 2 semanas con Atkins, pero esto tiende a ser más probable si al empezar tienes mucho peso que perder.

Si solo quieres perder un par de kilos, entonces es probable que todo vaya a un ritmo más lento y más estable. De hecho, incluso si empezaste con un peso mucho mayor, el ritmo al que perderás peso se ralentizará de forma natural a medida que vayas superando fases y te acerques a tu objetivo.

  1. Asegúrate de ZZZ...

Cuando no dormimos lo suficiente, el cuerpo produce cortisol, una hormona del estrés, y esto puede provocar que tu cuerpo produzca insulina. Y dado que la insulina es una hormona que almacena la grasa, esto puede afectar a tu peso corporal. Por lo tanto, a modo de referencia, tu objetivo debe estar entre 7-8 horas de sueño por noche.


Haz mediciones

Como puedes ver, la báscula no debe ser la única forma en la que midas tus éxitos mientras sigas Atkins. Intenta tomar algunas medidas con la cinta en tu pecho, cintura, caderas y muslos y verás como van bajando los centímetros. Esta es también una buena forma de controlar también las áreas «problemáticas». O, de forma alternativa, puedes evaluar tus resultados usando un artículo específico de ropa, como por ejemplo unos pantalones cortos especialmente implacables.

 

Algunas personas utilizan la báscula para motivarse, y esto también está genial. Para estas personas, el número no afecta su ingesta de alimentos durante el resto del día ni hace que se sientan molestas, pero está ahí para ayudarles a seguir en el buen camino. Si este es tu caso sigue pesándote, pero intenta emplear algunos otros métodos para aumentar aún más tu motivación.

image
Publicado por Linda O'Byrne
Atkins Nutritionist