Ha habido muchos mitos acerca de Atkins a lo largo de los años, pero aquí podrás leer cómo la ciencia está demostrando que un estilo de vida bajo en carbohidratos ayuda a conseguir el equilibrio perfecto.

Primero, vamos a acabar con algunos mitos acerca de las dietas bajas en carbohidratos...

Como nutricionista, siempre he defendido los estilos de vida bajos en carbohidratos, y desde que estoy en Atkins, he visto cómo aparecían y desaparecían muchos mitos acerca de ellos.

A medida que se hacen más estudios científicos sobre nutrición, hay más pruebas en favor de una dieta equilibrada baja en carbohidratos. Aunque la ciencia haya tardado un poco más en ponerse al día, la posición de Atkins como experto en dietas bajas en carbohidratos ha sido la misma desde hace más de cuarenta años.

Por supuesto, nuestro enfoque ha ido evolucionando con el tiempo de acuerdo con las últimas recomendaciones científicas, pero todavía escucho de vez en cuando algunas de las viejas percepciones sobre Atkins. Así que empecemos por desmontar uno de estos mitos.

El mito: Atkins es limitada

Uno de los mitos más duraderos es que Atkins es una dieta limitada que ofrece muy poca variedad en cuanto a lo que se puede y no se puede comer. Carne, huevos, queso. Eso es todo.

Esto no es en absoluto cierto. Con Atkins eliminas los carbohidratos «malos» y ¿qué queda? ¡Todo lo demás!

Desde tu primer día con una dieta baja en carbohidratos como Atkins, podrás consumir un montón de verduras de hoja verde, con las que obtendrás una gran cantidad de nutrientes y fibra. Acompaña tus verduras con una buena fuente de proteína, como un jugoso bistec, pechuga de pollo o salmón, añade grasas saludables de alimentos como el aguacate, los aceites, la mantequilla, las aceitunas o el queso, y ya tendrás el principio de una dieta equilibrada y baja en carbohidratos.

Bajo en carbohidratos = sin bajones

Igual de importante que el sabor de la comida, es la reacción que esta provoca en tu cuerpo. Cuando consumes una comida alta en carbohidratos, esto causa un «pico» del azúcar en sangre, también conocido como «subidón» de azúcar. A esto lo sigue inmediatamente un «bajón», un descenso del azúcar en sangre que te deja con ansias de más y sintiéndote letárgico/a e irritable.

Con un enfoque bajo en carbohidratos, reducirás los carbohidratos «malos» e ingerirás suficientes proteínas, grasas y carbohidratos complejos para ayudar a estabilizar tus niveles de azúcar en sangre. Mucha gente siente que los antojos se reducen, el estado de ánimo está más equilibrado y la energía puede aumentar.

Sentirse más lleno/a durante más tiempo

Para poner esto en perspectiva, me gustaría comparar algunas opciones de comida típicas del Reino Unido con las opciones de Atkins para que veas cómo se descompone el valor nutricional:

Desayuno

 

Desayuno alto en carbohidratos

Un tazón de cereales con leche semidesnatada, un vaso de zumo de naranja y 2 tostadas de pan blanco con mermelada y mantequilla.

Carbohidratos – 143 g Azúcar – 49 g (más de 12 cucharaditas)

 

Desayuno de Atkins bajo en carbohidratos

Tortilla de 2 huevos rellena con champiñones laminados, pimiento rojo picado y queso rallado.

Carbohidratos – 3 g Azúcar – 2 g

 

La primera elección está llena de carbohidratos, lo que asegura que te estén entrando antojos desde media mañana. El desayuno Atkins contiene más grasa alimenticia y proteínas, por lo que te sentirás más lleno/a hasta la hora de la comida, aunque está bien tomarse un aperitivo saludable a media mañana si te apetece.

Almuerzo

 

Almuerzo alto en carbohidratos

Baguette de mayonesa, atún y maíz dulce. Bolsa de patatas fritas y una bebida gaseosa.

Carbohidratos – 129 g Azúcar – 40 g (10 cucharaditas)

 

Almuerzo de Atkins bajo en carbohidratos

Ensalada de salmón con lechuga romana, tomates cherry, pepino, medio aguacate y queso feta, con un chorrito con aceite de oliva virgen extra. 

Carbohidratos – 9 g Azúcar – 5 g

 

 

La baguette, las patatas fritas y la bebida gaseosa son muy pobres nutricionalmente en comparación con una ensalada grande y colorida.  Las verduras de la ensalada están llenas de antioxidantes y otros nutrientes importantes para la salud. El azúcar en la ensalada de salmón proviene del dulce natural de las verduras.

 

Cena

 

Cena alta en carbohidratos

Filete de jamón con patatas fritas, alubias, huevo frito y una rebanada de pan blanco con margarina.

Carbohidratos – 93 g Azúcar – 12 g (3 cucharaditas)

Cena de Atkins baja en carbohidratos

Muslo de pollo con champiñones cocinados a fuego lento en salsa de crema, con arroz de coliflor y col rizada crujiente.

Carbohidratos – 10 g Azúcar – 2 g

 

¡El plato rico en carbohidratos es el tipo de comida pesada que hará que te quedes dormido/a en el sofá por la tarde! El plato bajo en carbohidratos de Atkins tarda 20 minutos en prepararse y tiene un sabor fresco y riquísimo, ¡uno de los favoritos de mi familia!

¿Qué tenemos al final del día?

Día alto en carbohidratos: 365 g de carbohidratos con 101 g de azúcar
Día bajo en carbohidratos de Atkins: 22 g de carbohidratos con 9 g de azúcar (sin azúcar añadido)

 

En nuestra web encontrarás un montón de estupendas recetas bajas en carbohidratos más, y nos encantaría que nos contaras cuáles son tus platos favoritos. Si todavía no has probado Atkins... ¿a qué esperas? No se trata solo de perder peso, mediante los alimentos que elijas puedes limpiar tu dieta y mejorar enormemente tu salud... ¡es un hecho!


 

 

image
Publicado por Linda O'Byrne
Atkins Nutritionist