Diferentes estudios han mostrado que el azúcar es tan adictivo como la heroína o la cocaína. ¿Eres amante de todo lo dulce hasta más allá del punto de no retorno?

Digerir una verdad amarga

Casi todos sabemos que comer grandes cantidades de azúcar es malo para nuestra salud. Puede hacernos subir de peso, lo que a su vez puede causar problemas de salud como la diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón. El problema es que la mayoría simplemente no conseguimos vencer nuestro amor por el dulce.

Las bebidas gaseosas son una gran parte de este problema, tanto que ha llevado al gobierno a tomar medidas e imponer un impuesto de azúcar. Un estudio reciente[1] ha sugerido que una reducción en el consumo de bebidas azucaradas durante los próximos 5 años podría resultar en 500 000 casos menos de personas con sobrepeso y un millón menos de casos de obesidad. Por supuesto, esto también tendría otros efectos increíbles, como una disminución en los casos de diabetes tipo 2 y otras enfermedades relacionadas con el peso.

Ahí va el subidón del azúcar

Parece un cambio increíblemente sencillo para mejorar nuestra salud. Así que, ¿por qué tantas personas deciden tomarse un refresco después del trabajo o para acompañar las comidas? La respuesta es que son adictos al “subidón” del azúcar. Y una vez que uno se sube a la montaña rusa del azúcar, es muy difícil bajarse de ella, independientemente de que ese “subidón” venga de refrescos o de carbohidratos almidonados.

¿Cuáles son los signos de la adicción al azúcar?

Signos físicos
Aunque puede ser difícil reconocer la adicción al azúcar en ti mismo/a, hay varias «banderas rojas» que pueden aparecer cuando estás consumiendo demasiado azúcar. Estas incluyen:

  • Ojeras
  • Caída del pelo
  • Uñas quebradizas
  • Hinchazón
  • Diarrea frecuente
  • Acné y otros problemas de la piel
  • Envejecimiento prematuro
  • Caries

 

Romper el ciclo

Así que, aunque no reconozcamos los síntomas físicos de la adicción al azúcar, ¿qué hay del efecto que tiene sobre nuestro comportamiento? Estos son algunos de los síntomas del comportamiento más comunes que puedes presentar:

  • Comer alimentos azucarados incluso cuando no tienes hambre
    Acabas de terminar una gran comida y estás hasta arriba, pero no consigues quitarte de la cabeza ese paquete de galletas, barra de chocolate u otros dulces que tienes en la despensa. Necesitas algo dulce y no puedes resistirte
  • Te resulta casi imposible controlar las porciones
    Aquí es donde «solo un trocito» puede acabar en un atracón. A menudo consumes grandes cantidades de una sola vez, a pesar de estar hasta arriba.
  • Utilizas alimentos ricos en azúcar para subirte el ánimo
    Al igual que algunas personas se toman una taza de café para ponerse las pilas, tú necesitas un capricho lleno de azúcar para llenarte de energía.
  • Te sientes irritable o incluso tembloroso/a sin una «dosis» habitual de azúcar
    Sabes cuándo estás teniendo un «bajón» de azúcar porque tu estado de ánimo y tus niveles de energía descienden dramáticamente.
  • Estás obsesionado/a con la comida
    No importa lo bien que comas, nunca te sientes totalmente satisfecho/a sin acabar la comida con algo dulce.

 

Síndrome de abstinencia

Si reconoces alguno de estos síntomas, no te preocupes. Puedes superarlos con bastante facilidad con un cambio de enfoque y un poco de fuerza de voluntad. Tan solo pasar una semana sin azúcar puede ser un importante primer paso para romper este hábito.

Por lo general, después de este período de tiempo los antojos de azúcar desaparecen, siempre y cuando no los alimentes. Esto se debe a que los niveles de azúcar en sangre se estabilizan y no tendrás los altibajos de insulina causados por ingerir muchos alimentos altos en carbohidratos.

  • Sustituye los alimentos azucarados por alimentos ricos en grasas
    Los alimentos bajos en carbohidratos y ricos en proteínas y grasas son mucho más satisfactorios. Estos te llenarán y de paso detendrán los antojos de comida. Por lo tanto, en lugar de un plato de galletas de chocolate con una bebida gaseosa azucarada, ¿qué tal estaría un plato de aceitunas, queso y carnes cocidas como aperitivo por la tarde?
  • Deshazte de todo lo dulce que tengas en casa.
    Deja de comprar bebidas gaseosas, galletas y otros alimentos que no son compatibles con tu nuevo estilo de vida saludable. Normalmente, si no están a mano, no te echarás sobre ellos.
  • Ve poquito a poco
    Empieza por las bebidas azucaradas. Pasa una semana sin bebidas gaseosas ni bebidas deportivas, y ve cómo lo llevas. A continuación, intenta dejar el postre después de la cena o cámbialo por una alternativa baja en carbohidratos/azúcar. Dar pasos más pequeños lo hará más fácil, sobre todo si has sido adicto/a al azúcar durante mucho tiempo.

 

  • Encuentra una alternativa con menos carbohidratos. Si te está costando dejar lo dulce, intenta tomarte un batido o una barrita de Atkins baja en azúcar y en carbohidratos. Una barrita de Snickers contiene 33 g de carbohidratos, en comparación con la Barrita Chocolate Cacahuete Caramelo de Atkins, que contiene un total de 2,9 g de caramelo.

No estés de bajón porque tu nuevo estilo de vida saludable vaya a ser aburrido... ¡no lo va a ser! Hay muchísimos alimentos riquísimos que puedes comer que son bajos en azúcar, y es fácil encontrar alternativas con un bajo contenido de azúcar/carbohidratos. Echa un vistazo a alguna de nuestras recetas favoritas, incluyendo este irresistible cheesecake de chocolate: http://uk-mealplanner.atkins.com/atkins-recipes/view-recipe.html?id=10932

 

[1] The Lancet Diabetes and Endocrinology Journal

image
Publicado por Linda O'Byrne
Atkins Nutritionist