Algunas personas que vienen a Atkins están probando su primera dieta, otros han seguido muchos regímenes diferentes, pero nunca han encontrado algo que se adaptara a ellos. Sea como sea, creemos que todo el mundo puede beneficiarse de seguir los principios simples pero eficaces de un estilo de vida bajo en carbohidratos.

“He bajado casi 38 kilos. Tengo más energía y me siento más sana de lo que he estado en mucho tiempo.”

- Shirley Hardy Perdí casi 38 kilos

“Atkins funcionó para mí y no hay razón por la que no pueda funcionar para otras personas.”

- Shirley Hardy Perdí casi 38 kilos

Los carbohidratos son la clave para un mayor bienestar con respecto al peso

Cuando queremos perder peso, muchos de nosotros tomamos la decisión de dejar de comer cosas que sabemos que son malas para nuestra salud, ya sean bebidas gaseosas, dulces o productos a base de pan. Y esto tiene mucho sentido, ya que este tipo de carbohidratos azucarados refinados pueden hacer que subas de peso. Con Atkins reduces la cantidad de carbohidratos que comes, pero lo llevas mucho más allá: el metabolismo de tu cuerpo pasa a quemar grasas para obtener energía.

 

«Atkins funcionó para mí y no hay razón por la que no pueda funcionar para otras personas. Ahora peso casi 39 kilos menos, y el dolor de articulaciones que sufría cuando pesaba casi 100 kilos ya es cosa del pasado. Tengo más energía y me siento más sana de lo que he estado en mucho tiempo».

Shirley Hardy

 

Menos carbohidratos traen grandes beneficios

Esto resulta en una pérdida de peso, pero también puede tener un efecto increíblemente positivo en otras áreas de tu vida. Cuando reduces la cantidad de carbohidratos, te sientes menos hinchado/a. Los carbohidratos hacen que el cuerpo retenga agua, por lo que normalmente en el plazo de una semana aproximadamente tu ropa empezará a quedarte mejor.

 

Los alimentos altos en carbohidratos también causan un gran aumento en los niveles de insulina seguido de un «bajón» que puede hacer que te sientas hambriento/a, irritable y cansado/a.  Con unos niveles más estables de azúcar en sangre, tenderás a tener más energía y menos antojos de comida. Probablemente ya hayas notado que cuanto más azúcar comes, más te apetece, pero esta sensación desaparece, por lo que es mucho más fácil seguir con Atkins.

 

Comidas sustanciosas bajas en carbohidratos

En Atkins, de todas formas, tiendes a no sentir hambre, ya que estás comiendo alimentos ricos en grasas alimentarias y proteínas que naturalmente te llenan mucho más. Las comidas y los tentempiés de los que puedes disfrutar son sabrosos y no son la típica comida sosa «de dieta» que puede hacer que te acabes obsesionando con la comida.

 

Además, dado que solo estás reduciendo los carbohidratos que comes, Atkins también es fácil de seguir, ya que no tienes que estar contando calorías o gramos de grasa o proteína.